martes, 10 de junio de 2014

Dicen que los olvidadizos pueblos quedan condenados a repetir su historia.


AMIGOS DE MONTESQUIEU - "HACEMOS" -  todo lo posible para "refrescar la memoria"  a las "autoridades competentes" que TELDE-FAYCÁN - ES UNA GRAN CIUDAD DEL 15 .-

En un magnífico reportaje publicado por Don Miguel Suárez Bosa -  en el número 6 de la Edición Anual 1993 - Guía Histórico Cultural de Telde (antes Guía Comercial)  - Página 29 - se explican unos hechos acaecidos -  hace 100 años -  en la Ciudad de los Faycanes. 

EL CONFLICTO DE CONSUMOS EN TELDE

A) - LA CIUDAD DE TELDE A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX.

En los años previos a la I Guerra Mundial, Telde era una ciudad pequeña, con unos 7.072 habitantes en el casco y unos 14.547 en todo el municipio; participaba de la favorable coyuntura económica de la que disfrutó Canarias, gracias al auge de los cultivos de exportación. La comarca del sureste tenía favorables condiciones para esta agricultura, contando con espléndidas huertas de plataneras, tomates y papas, las cuales se empaquetaban en los numerosos almacenes allí enclavados para enviarlos al extranjero.

Pero pronto asoló a Canarias los apocalípticos efectos de la Primera Guerra Mundial, dando ocasión a una de las peores crisis de su historia; el conflicto vino a interrumpir los circuitos comerciales que ligaban a las islas con los mercados europeos, y el tráfico marítimo bajó hasta mínimos, debido a la inseguridad en la navegación en los mares cercanos a Canarias. En Telde, como en el resto de los pueblos y ciudades de las islas, la crisis hizo que los cultivos decrecieran, cerraron los almacenes de empaquetados, apareciera el paro obrero y, como en otras etapas de nuestra historia, la emigración se volvió a mostrar como la válvula de escape a los trabajadores sin ocupación.

En tiempos de crisis la hacienda municipal teldense no marchaba bien, afectada además por algunas irregularidades, concretamente en los fondos procedentes del impuesto de consumos. Tres de los últimos administradores municipales había sido acusados de malversación de fondos públicos; DOS HUYERON SIN DEJAR RASTRO Y EL JUICIO CONTRA EL TERCERO SE SOBRESEYÓ, A PESAR DE QUE NUNCA SE SUPIERA EL DESTINO DE LOS FONDOS QUE -  SE DECÍA  - SE HABÍAN APROPIADO.

Las numerosas protestas de vencimiento eran muestras de su impopularidad, por lo que los responsables municipales decidieron suprimirlo en 1911. Pero las necesidades del Ayuntamiento eras muchas y no podían ser atendidas con los recursos allegados con los nuevos impuestos de matriculación industrial y comercio.
El Ayuntamiento estaba en manos de políticos afectos al Partido Liberal Canario, fundado y hegemonizado por el teldense Fernando León y Castillo, al que pertenecía el alcalde en aquellos momentos, Juan Castro Álvarez.

Telde era en esos años una de las pocas ciudades de Canarias, donde había arraigado una agrupación política disidente de las formaciones monárquicas afectas al sistema de la Restauración, pues desde hacía años se venía haciendo notar un importante núcleo de personas vinculadas al Partido Republicano Federal, partido que había fundado en 1904 el ilustre personaje canario José Franchy Roca. Este grupo había alentado un pleito para recuperar para el común las aguas del "Chorro"; y fundó en 1914 el Centro Republicano-Sociedad Obrera de Telde, agrupación política que alentó la protesta contra la reimplantación del impuesto de consumos.

B). EL CONFLICTO DE CONSUMOS.

Así pues,  el Ayuntamiento de Telde venía cobrando los consumos desde hace años, pero decide, cuando se promulgó la ley de sustitutivos de los consumos (de 1911, con gobierno de Canalejas) acogerse a ella en primera instancia. El Impuesto, previo acuerdo de la Junta de Asociados en 1913, desaparece del presupuesto municipal de 1914 sustituido por las cargas previstas para sustituirlas, en decir, recargo de contribución industrial y de comercio. Pero, ante el desastre económico que venía arrastrando el Ayuntamiento y la imposibilidad de cubrir sus gastos se decide reimplantarlo para 1915, previa aprobación de la Junta de Asociados reunida el 5 de febrero de 1915 y la correspondiente autorización ministerial.

Inmediatamente, el activo grupo republicano-federal impulsa una campaña de oposición a la onerosa contribución. No estaban solos, pues toda la organización de GRAN CANARIA del Partido Republicano Federal se volcó en este asunto, según una táctica de tomar un tema estrella, significativo, para golpear constantemente LA INMORALIDAD Y LA CORRUPCIÓN DE LA OLIGARQUÍA Y EL CACIQUISMO amparados por la monarquía alfonsina.

 Así pues, desde un periódico portavoz EL TRIBUNO Y LA INTERPOSICIÓN DE RECURSOS contra el mencionado impuesto se pretendía lograr la concienciación ciudadana. Así lo expresa en dicho periódico en un artículo del 7 de junio de 1915.

"ES EL PUEBLO OBRERO, ES EL PUEBLO QUE TRABAJA, SON TAMBIÉN MUCHAS PERSONAS ACOMODADAS, MUCHOS COMERCIANTES E INDUSTRIALES LOS QUE PROTESTAN EN TELDE DE ILEGAL, NOS NOS CANSAMOS DE REPETIRLO, DEL HASTA HOY ILEGAL RESTABLECIMIENTO DE LOS CONSUMOS. A LA CABEZA DE TODOS ESTOS ELEMENTOS, A GALA LO TENEMOS PORQUE ELLO NOS ACREDITA COMO DEFENSORES DE LA LEGALIDAD SANCIONADA POR LAS CORTES, A LA CABEZA DE TODOS ESOS ELEMENTOS ESTAMOS NOSOTROS Y NUESTROS CORRELIGIONARIOS DE TELDE".

La campaña promovida llega, incluso, a tener eco en la península con las interpelaciones formuladas en Las Cortes por el diputado republicano Rodrigo Soriano y también en la prensa nacional, en periódicos como EL PAÍS Y EL UNIVERSAL (*) que aprovechan para acusar de caciquismo a la oligarquía que gobierna España en esos años. Las razones esgrimidas para el rechazo se fundamentan en la ilegalidad del restablecimiento del impuesto pues la Real Orden que los autoriza no podía, por su inferior rango, ir contra la Ley que los eliminaba.

A partir de aquí se desarrolla el conflicto de consumos, con los autores principales señalados. Una vez puesto en vigor el impuesto las reacciones de aquellos más perjudicados - clases populares, pequeños y medianos comerciantes - no se hacen esperar. El Centro Republicano Sociedad Obrera intentó canalizar la protesta social y encontramos a sus dirigentes a la cabeza de los actos para manifestar el descontento y la protesta a los vecinos.

Entre esos actos destacan los mítines programados, en los que participan importantes dirigentes del Partido Republicano Federal - de Telde y de Las Palmas de Gran Canaria - como Miguel Barrera Alonso, destacado lider sindical o Melitón Gutiérrez Castro, director de EL TRIBUNO (*), juzgado y condenado a 4 meses de cárcel - que cumplió - por un artículo contra el Delegado del Gobierno a cuenta de su actuación en este hecho.

El Alcalde intentó acallar estos mítines prohibiendo el previsto para el 31 de enero de 1915, pero, a su pesar, luego se celebraron más.

La situación se radicaliza poco a poco con algunos actos de cierta violencia entre los cuales cabe destacar los siguientes:

- El 3 de febrero, el "consumero mayor" estuvo ejerciendo presiones a los pescadores cerca del fielato situado junto a la plaza de Arauz. Estos le arrojaron tierra a los ojos, por lo que fueron detenidos. A continuación, los pescadores se concentraron en la Plaza de San Gregorio, mientras la Guardia Civil patrullaba la zona.

- En la madrugada del 2 de marzo fue incenciada la caseta donde se cobraba el tributo, en cuyo despacho se había depositado una carga de pescado arrebatada con violencia a una mujer que se negó a satisfacerlo..

-  El 13 de abril del mismo año, amanece quemada esta caseta de consumos, enclavada en la carretera de la entrada a Telde.

- En la madrugada del 1 ó 2 de junio, explotaron varios petardos de dinamita en una casa de veraneo propiedad del Alcalde situada en la Playa de Las Salinetas, provocando algunos desperfectos. El comandante de la Guardia Civil de Telde informa que es consecuencia "del estado de sedición social en que se halla la mayor parte del populoso barrio de Los Llanos, especialmente desde que se implantó el impuesto de consumos de esta Ciudad".

- El 23 de mayo, los vecinos de Los Llanos se reunieron en grupos, provistos de latas de petróleo, instrumentos musicales y voladores y, desde las azoteas irrumpieron con un fuerte escándalo. La policía municipal detuvo a varias personas.

A raiz de esos incidentes son detenidos varios miembros del Centro Republicano; los hermanos José y Juan Mireles y Juan Gil Monzón. Y es clausurado el mencionado centro el 16 de junio e incluso se emplean métodos violentos en los interrogatorios.

Como resultado de la protesta el alcalde fue relevado y se nombró a un sucesor en la persona de Juan Ojeda Medina, quien inmediatamente cesó al Contador Municipal Gaspar Benitez, que recibía un sueldo sin que figurase la consignación en los presupuestos - y al jefe de la ronda de consumos Juan Basilio; y, al fin, se suprimió el 18 de agosto de 1915.

Una vez derogado el impuesto, la alegría se desbordó entre las clases populares, y una manifestación - SOBRE TODO DE MUJERES - recorrió la población.

También se reabrió el local del Centro Republicano, pero a partir de aquí llevó una vida precaria hasta el punto de autodisolverse en enero de 1917 por falta de fondos y militantes. No obstante, su momentánea desaparición, la semilla sembrada tendrá indudable trascendencia pues ya a finales de 1917 se vuelve a reabrir y en las décadas posteriores los republicanos federales jugarán un importante papel en la política local.

(*) Queda patente que - hace 100 años -  en los medios de comunicación más libertad y menos presión.

No hay comentarios: