miércoles, 4 de agosto de 2010

El alcalde alega la sanción es culpa de un error humano


EL ALCALDE PODRÁ DECIR MISA O CANTARLA, PERO LA RESPONSABILIDAD ES DE ÉL, LE GUSTE O NO. EL PUEBLO NO TIENE PORQUE PAGAR SUS "DESPISTES". LA SOBERBIA SE PAGA, ANTES O DESPUÉS, PERO SE PAGA.

El alcalde de Telde, Francisco Santiago, desmiente que deba ser él el que pague la sanción de 1.502,53 euros que le impuso la Sala Segunda del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y afirma que la multa es consecuencia de un error humano y administrativo. En un comunicado remitido a este periódico, Santiago señala sobre el abono de la multa que "como bien se explica en el artículo 112 de la ley 29/1998 de 13 de julio, será la administración la responsable del pago de dicha sanción y no el alcalde presidente, ni obviamente el pago de esa cantidad tiene que ver con abono alguno del resultado de la expropiación".

El alcalde de Telde hace un repaso sobre este contencioso judicial iniciado en 2004 y señala que la tasación del valor de la propiedad expropiada la realiza el 25 de mayo de ese año el Jurado Provincial de Expropiación Forzosa de Las Palmas y no el Ayuntamiento, "y que por tanto este órgano cualificado es el que cifra en 39.437,97 euros el justiprecio de la parcela". En su recordatorio, Santiago admite que el TSJC estima un recurso de los particulares el 2 de julio de 2007 y que fija el justiprecio en 179.407,232 euros y señala que el Ayuntamiento acató la resolución judicial y se ordenó el inicio del procedimiento administrativo para pagar dicha cantidad y que esta decisión se trasladó al TSJC para que así constara.

Sin embargo, según el alcalde teldense, "por un defecto en el normal procedimiento administrativo tal comunicación no llegó en tiempo y forma desde el Ayuntamiento al TSJC y que derivado de ello la Sala ha impuesto una sanción que tiene carácter de anécdota si atendemos a que en pura lógica otro es el recto proceder de los servicios jurídicos municipales al no existir precedente alguno".

Francisco Santiago afirma también que respeta el Estado de Derecho y el principio de igualdad ante la Justicia y cree es lógico que si sanciona a un ciudadano por incumplir sus obligaciones, "igual debe ser cuando un funcionario o cargo publico comete un error". Santiago garantiza "que este que les habla asume sus responsabilidades e incluso pide a otros que igualmente la asuman, aunque no siempre se puede estar en todo en un ayuntamiento de una ciudad de cien mil habitantes".

Asimismo, considera que "algunos están muy interesados en que la imagen de Telde no vuelva a ser la de antes de 2003".

No hay comentarios: