lunes, 16 de febrero de 2009

Aureliano Francisco Santiago Castellano

SOLO CON LEER ESTA HOMILIA DEL ALCALDE, DEBEMNOS RECORDARLE, QUE NO ESCUPA AL CIELO............, NO HEMOS QUERIDO NI AÑADIR UN COMENTARIO, ÉL SOLO LO DICE Y DA A ENTENDER. EL QUE TENGA OJOS, QUE LEA Y SE TOME UNA TILA.

http://www.elindependientedecanarias.com/?op=displaystory&story_id=36903&format=html

LA OTRA RECESIÓN

No sólo la economía ha entrado en recesión, también parecen estar tomando ese peligroso derrotero de involución las actitudes y comportamientos de significadas personas de la política y los grandes negocios y, aunque pueda parecer extraño, no precisamente por la crisis. Que los indicadores socioeconómicos hayan pasado del ámbar al rojo en tan sólo siete meses, hace lógica la inquietud y hasta zozobra en mucha gente, pero estas salidas de tono poco tienen que ver sin embargo con la recesión económica y sí con actuaciones dirigidas a clarificar la comisión de delitos nada vanales en determinados entornos. No parece responsable que en pleno epicentro del fuerte terremoto económico-financiero que atravesamos, el principal partido de la oposición española plantee poner en entredicho los cimientos del Estado de Derecho, romper relaciones con el Ministerio de Justicia, calificar en serio de cacería política lo que está ocurriendo o tildar de conspiración el trabajo que policías y jueces vienen realizando para combatir la presunta delincuencia de guante blanco que ha anidado junto a muchas instituciones públicas. No es serio ni presentable hacerlo además como burdo subterfugio, como forma de desviar la atención ante las graves, repetidas y extendidas irregularidades cometidas por miembros de ese partido en el ejercicio de sus cargos, en connivencia con significados o insignificantes empresarios a los que no les importa untar con tal de ganar dinero. Si ya de por sí no resulta nada ético despejar balones fuera ante estas conductas delictivas, resulta aún más contraproducente sacar pecho, victimizarse y hablar de tramas a la usanza de las que veía Franco en sus delirios, sólo que esta vez el cierre de filas es para tapar vergüenzas y pretender poner en cuestión todos los cimientos de la democracia por un puñado de votos y otro de puestos.

Es manifiesto que el modelo neoliberal ha entrado en crisis y con él los neocon que tan penosa estela han dejado en las economías de medio mundo y más recientemente en las instituciones de buena parte de España y Canarias. Pero queda también más que claro que determinados jeitos de la derecha económica y política española y canaria siguen siendo los propios de otras épocas; que cuando se trata de dar el tratamiento que la ley prevé para la comisión de delitos, quienes son herederos de privilegios del ayer y del dinero de hoy, persiguen un tratamiento de casta, diferenciado y hasta invocador de impunidad. Algunos incluso arremeten contra la mayoría social que les tilda de responsables directos o indirectos, por acción, omisión o protección de estos escándalos, como si tuviéramos que ver el mundo al revés, un mundo en donde los verdugos quieren aparecer como víctimas y no como sinvergüenzas. La presunción de inocencia en efecto ha sido una conquista del sistema democrático, pero también lo ha sido que todos debemos ser iguales ante la ley, que todos debemos responder por nuestros actos, que las culpabilidades no sólo recaen en quienes no pueden permitirse defensas caras.

La recesión económica probablemente disparará la incidencia de la delincuencia menor y algunos de los que hablan ahora de cacerías pedirán, aquí sí, más policías y diligencia a la justicia, todo lo contrario de lo que al parecer desean para aquella otra de corbata y maletín que se ha arrimado a la política española y canaria. La recesión económica va a menguar ostensiblemente la renta de las familias y los trabajadores, pero también el festín de despropósitos en que los neocon convirtieron el mercado y la política. Los mismos que ahora proponen que la crisis generada por su voracidad la paguen los trabajadores y abogan por el despido libre, la congelación salarial, un mayor respaldo a la banca, no son precisamente inocentes de nada; los mismos que se sublevan porque las políticas progresistas prefieran salvar a los que menos tienen, a quienes son mayoría social, no son precisamente dignos de mucha credibilidad; los mismos que tildan la situación de catastrófica son culpables de la catástrofe. La otra recesión que se está dando es la de los valores, la de la seriedad, la de la responsabilidad en la política y los negocios. Contra esa, también habrá que luchar.

Aureliano Francisco Santiago Castellano
Presidente de la Ejecutiva Local de Nueva Canarias-Nueva Gran Canaria en Telde

No hay comentarios: