viernes, 25 de febrero de 2011

D. Ángel Fleitas Morales

LEÍDO EN LA PRENSA
 
CANARIAS 7 - /29/01/11.- Las Palmas de Gran Canaria
 
Juan García El Corredera sigue dando de qué hablar 50 años después de su ejecución a garrote vil. Una fundación ha solicitado un espacio público al Ayuntamiento para levantarle un busto o una estatua de homenaje y no todos los ediles lo ven con buenos ojos.
El expediente, de momento, ha quedado sobre la mesa por cuestiones formales, pero de fondo tampoco hay unanimidad entre los concejales, ni siquiera entre los que forman parte del gobierno municipal. La mítica figura de El Corredera, que estuvo 20 años fugitivo de la dictadura, todavía sigue concitando sentimientos encontrados. El debate se ha reabierto después de que la Fundación Obrera de Investigación y Cultura solicitase al Ayuntamiento que le dejase un espacio público, a ser posible en San Gregorio, de donde era Juan García, para colocarle un busto. El dinero lo pondrá el pueblo. El colectivo pretende costear la escultura por suscripción popular.

El problema es que mientras que para unos fue una víctima cruel de la represión franquista, que lo usó de chivo expiatorio para dar ejemplo en Canarias, otros no pueden olvidar que se le atribuyeron dos muertes, una de ellas confesa. Por eso hay concejales, incluso dentro del gobierno local, que no terminan de ver con buenos ojos que el Ayuntamiento de Telde contribuya a tributarle un reconocimiento, más allá de las simpatías personales que cada uno pueda sentir hacia él. Una de las supuestas víctimas de El Corredera fue precisamente un agente de la Policía Local.
 
                                                                                 + + + + + + + + + + + + +  + +  + + + + +  + + + + +  + +  + + + +
 
 
TOTALMENTE DE ACUERDO CON QUE SE LE HAGA UN HOMENAJE A LA FIGURA DE "EL CORREDERA".
 
   El M.I. Ayuntamiento de Telde, podría aprovechar la ocasión y simultáneamente encargar una escultura en homenaje a TODA LA POLÍCIA LOCAL DE NUESTRA CIUDAD -  en la figura del policía local  D. Ángel Fleitas Morales, asesinado el día 2 de diciembre de 1947, el cual, en el ejercicio de sus funciones,  recibió 4 disparos que le causaron la muerte.

 
AUTOPSIA DE SU CADÁVER:

1º. Uno en el 2º espacio intercostal derecho en línea mamilar.
2º.- En el mismo espacio intercostal izquierdo correspondiente a orificio de entrada y salida.
3º.- En cuarto espacio intercostal izquierdo, otro orificio con carácteres de entrada.
4º.- Otro orificio de entrada en región epigástrica. En región posterior del tórax otros orificios de entrada y salida, ángulo inferior de omoplato izquierdo. En mano izquierda de región dorsal correspondiente al tercer espacio irteróseo otro orificio penetrante que atraviesa la mano saliendo por la región palmar.

  El guardia municipal D. Ángel Fleitas Morales, tenía treinta y seis años de edad, estaba  casado con Doña Claudina Gil Robaina,  y tenía dos hijas de 6 y 12 años de edad, llamadas Ángeles y María.


  Su acta de defunción consta en el Registro Civil de la GRAN CIUDAD DE TELDE, al Tomo 42, Página 119 de la Sección 3ª y, literalmente consta: "falleció a consecuencia de hemorragia interna producida por heridas de arma de fuego que atravesó el corazón, hígado y pulmones"


- Los "intelectuales" de algunos colectivos deberían leer - La verdad sobre el Corredera" de D. Alfonso Calzada Fiol, y no socorrerse en cuentos infantiles y documentales subvencionados.


    El Sr. Calzada se atrevió a escribir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad sobre la vida y obra de Juan (El Nuestro) García Suárez, en una época en la que -  "los demócratas de toda la vida" -  brillaban por su ausencia y preparaban su "curriculum vitae" entonando aquellos cánticos populares "...con la camisa nueva,  que tú bordaste en rojo ayer..." 


- Don Alfonso Calzada, en su magnífico libro (documento histórico que tendrá que reeditarse), da sobradas muestras de su sensibilidad e imparcialidad,  al describir minuciosamente la autopsia del cádaver del guardia municipal Don Ángel Fleitas Morales.  La trágica historia de la muerte de un inocente que,  lamentablemente,  nuestra historia ha querido olvidar.


Con ese homenaje, el M. I. Ayuntamiento de la Gran Ciudad de Telde,  daría ejemplo de TRANSICIÓN Y RECONCILIACIÓN DEMOCRÁTICA.

   Todos los demócratas de la Ciudad de Los Faycanes necesitan ese gesto de madurez y reconciliación democrática, porque son los habitantes de las poblaciones los que, a pesar del microscópico caletre de algunas - "democráticas asociaciones" - , hacen que las ciudades se ganen el respeto y el reconocimiento de todos y cada uno de los ciudadanos de mundo -  sean del color político que sean - toda vez que el arco iris de LA DEMOCRACIA no estaría completo si faltara alguno de sus magníficos colores.



En la obra de Don Alfonso Calzada, se puede leer:


"No llores por mí, sabes que muero y no puedo hacer nada;
pero mira esa flor, la que se está secando, y te pido que la riegues"
                                                                                                                                                      - Alekos Panagulis -


Esa es la leyenda que debería llevar la escultura dedicada a
 



 
"Juan y Ángel:  LOS NUESTROS"

miércoles, 16 de febrero de 2011

TELDE NO ES UN JUZGADO

Desde que participamos de forma activa en la vida política de Telde he tenido la sensación de que la política local ha alcanzado unos niveles de desquiciamiento realmente preocupantes, salvando siempre algunas honrosas excepciones, lógicamente. La judicialización a la que se la está sometiendo tiene buena culpa de ello. Han sido demasiados ya lo frentes abiertos en los tribunales, en unas causas que se están enredando con el paso del tiempo y que ha puesto a más de uno y de una al borde de un ataque de nervios.

Circunstancia, por otro lado, que hace que los enfrentamientos, los reproches, los cruces de acusaciones y hasta las amenazas veladas sean cada vez más habituales en Telde, más aún en vísperas de unas elecciones municipales en mayo de este mismo año. . Y eso, desde luego, no es nada bueno para nadie, ni para la política local, ni para la ciudadanía teldense -que asiste atónita a un espectáculo lamentable- ni para los propios partidos y sus actores principales.

En la última semana Telde vuelve a estar en los juzgados por mor de sus gobernantes y de la oposición política. El alcalde y su grupo de gobierno por supuesta retirada de la adjudicación del servicio de limpieza municipal a la empresa canaria Santiago Cazorla. De otro lado, Guillermo Reyes e Ildefonso Jiménez son citados para protagonizar otra escena judicial con el Caso La Mareta de fondo. Y por último el nombramiento como candidata del Partido Popular a una persona imputada en el anterior Caso Faycán.

Todo ello fruto de gestos inadmisibles de venganza que ponen de manifiesto un alcalde con fecha de caducidad, y una oposición que ha convertido a Telde en un "patio de vecinos judicial" que provoca la indignación y la repulsa de la ciudadanía ante estos políticos que basan su gestión en la mediocridad y en la ineficacia a la hora de afrontar los verdaderos problemas por los que atraviesa nuestro municipio.

De ahí que hagamos llamamientos continuos a la regeneración política desde todas las ideologías y partidos políticos. Creemos que no es una cuestión ideológica sino más bien algo que más tiene que ver con formas de hacer política, propias de nuestro pasado caciquil donde la figura del edil venía más relacionada con la política de la coacción y la corrupción.

Y a todas estas, nos encontramos una ciudad paralizada e inacabada, con políticos sin escrúpulos y necesitada de un urgente cambio que ponga el nombre de Telde en el lugar que merece este centro histórico de Canarias para que entre de una vez por todas en los avances de las ciudades del siglo veintiuno. Y un cambio este que signifique no sólo el relevo de la clase política actual sino un cambio de conceptos, de actitudes y, por supuesto, de ciclo.

Antonio Hernández Lobo es presidente de Coalición Canaria de Telde